De regreso a clases – La educación de los niños, responsabilidad de los padres

Por: Pbro. Lic. Emir Pérez Cabrera

Estamos de nuevo ante el inicio del ciclo escolar, como cada año, vemos a los papás haciendo largas filas en las papelerías y librerías adquiriendo todo lo necesario para la educación de sus hijos.  En los hogares yucatecos de nuevo se vive la emoción del “levantarse temprano para llegar a tiempo” y en este contexto es esencial recordar algo importante: “los primeros maestros, son los mismos papás”.

Alumnos en el Salón de Clases
Alumnos en el Salón de Clases

Día con día vemos con esperanza el surgimiento de nuevas escuelas que presentan los programas de estudio más avanzados y personalizados, las autoridades educativas de nuestro país no dejan de llamar la atención sobre la importancia de la “educación de calidad” que necesitan los niños de hoy para responder a los retos de la época actual.  La Iglesia siguiendo la enseñanza de Jesucristo nos recuerda que son los papás los primeros y principales maestros de los hijos, son ellos quienes han contraído el compromiso de educarlos según los valores humanos y cristianos que a su vez ellos han recibido de sus papás.

Regreso a Clases
Regreso a Clases

Los grandes avances científicos nos pueden llevar a la falsa idea de pensar en “dejar” en manos de los maestros o del Estado, la educación de nuestro hijos, ciertamente las autoridades tienen la obligación de brindar la mejor educación pública posible según los verdaderos valores humanos, más no pueden asumir la tarea y el lugar fundamental de los padres de familia en la formación de los hijos.

Ya no es posible seguir con la idea de ver la escuela como la “guardería” de nuestros hijos, descargando en los maestros toda la responsabilidad de la educación, no les corresponde a ellos asumir este papel, afortunadamente todos conocemos a maestros ejemplares que han asumido el lugar de los papás ayudando a salir adelante a muchos niños que han carecido de la presencia paterna o materna.

La Iglesia nos recuerda que la educación de los hijos es uno de los derechos y obligaciones fundamentales de los papás,  toca a ellos vigilar el sano desarrollo físico, espiritual e intelectual de los hijos que han recibido de Dios.

Los tiempos actuales de crisis de valores exigen de los papás una nueva actitud ante la educación de los hijos,  se exige el estar con los hijos, estudiar con los hijos, hacer los trabajos de la escuela, revisar que cumplan con sus obligaciones escolares.  Esto puede parecer imposible en la época actual en la que muchas veces “papá y mamá” tienen que trabajar para solventar los gastos de la casa, pero aun más fundamental es el tiempo que se pasa con los hijos, sea para diversión sana, paseos de esparcimiento como de trabajo escolar.  Los hijos también necesitan atención ante los problemas, los retos a los cuales se enfrentan en la escuela y dónde mejor que en la casa con sus papás.  Estar atentos al ritmo de aprendizaje de los hijos, no todos llevan el mismo ritmo o tienen la misma capacidad, no olvidemos que muchas veces el bajo rendimiento escolar se debe a la falta de atención de los papás hacia sus hijos, es una manera de llamar la atención, de recordarles que necesitan de sus papás.

Jesús y sus discipulos
Jesús y sus discipulos

Iniciemos con esperanza este nuevo ciclo escolar, teniendo presente que la educación es una de las mejores herencias que podemos dejar a nuestros hijos, la sabiduría es la llave de la felicidad y la verdadera sabiduría sólo se halla contemplando al Maestro por excelencia Jesucristo el cual confía la educación de los hijos a los papás.