Arzobispo Comunicados de Prensa Criterio Destacado 

“Acompañar, Discernir e Integrar a la Familia”

El Arzobispo de Yucatán presenta la exhortación apostólica

“Amoris laetitia” (“La alegría del amor”) del Papa Francisco.

Por: Pbro. LCC Jorge Martínez Ruz

Encargado de la Pastoral de Comunicación.

“Las familias de hoy presentan casos particulares y muy variados al igual que diversas realidades culturales, por tanto se debe buscar cómo hacerlos sentir miembros de la Iglesia y participar en ella, no solo si comulgan en misa o no, sino logrando una integración al cuerpo de la Iglesia”. Estas son algunas de las ideas externadas por Mons. Gustavo Rodríguez Vega, Arzobispo de Yucatán, en torno al reciente documento del Papa Francisco “Amoris laetitia”, de cuyo contenido afirmó también: “La Iglesia tiene la gran tarea de formar la conciencia a través de sus enseñanzas, para que a su vez, cada uno pueda realizar su propio discernimiento”.

Rueda de Prensa

 

“Acompañar, discernir e integrar, son tres verbos fundamentales para afrontar situaciones de fragilidad, complejas o irregulares en la familia”, resaltó Mons. Rodríguez haciendo referencia al octavo capítulo de la exhortación apostólica postsinodal sobre el amor en la familia; misma que se dio a conocer a través de una concurrida rueda de prensa organizada por la Pastoral de Comunicación de la Arquidiócesis de Yucatán (CODIPAC).

Dicho evento mediático se organizó con la finalidad de presentar y difundir este novedoso documento, destacando la riqueza que posee en torno al acompañamiento y la vivencia del amor en las familias frente a los retos del mundo contemporáneo; y junto con esto, presentar al nuevo encargado de la Pastoral Familiar diocesana, el Pbro. Ricardo Ruiz Sacramento.

tumblr_inline_mynjx6sYJF1qesa9o

Al iniciar su intervención, el Sr. Arzobispo contextualizó a los asistentes explicando que una exhortación postsinodal consiste en las palabras que el Santo Padre presenta, luego de un sínodo de obispos, es decir, es el resultado del trabajo realizado por los obispos que reunidos, en representación de sus respectivas conferencias episcopales, buscan que la Iglesia se actualice con los temas de los últimos años. Comentó además que el documento “La alegría del amor” es fruto de dos sínodos, uno del 2014 y otro del 2015, por lo que el desarrollo de sus temas es bastante amplio y ante lo cual el Papa sugiere leerlo y reflexionarlo pausadamente.

Durante su intervención, Mons. Gustavo destacó que esta publicación fue muy esperada y llena de expectativas, aunque lamentablemente, éstas fueron reduccionistas pues centraban la atención en el tema de si los divorciados vueltos a casar podrían comulgar o no. Ante esto afirmó: “El documento trata en el mundo actual, no a la familia ideal, sino a la familia real, tal como vive hoy en nuestro tiempo; y el Papa quiere que nos acerquemos como pastores llenos de misericordia y comprensión”. Y prosiguió: “La doctrina de la Iglesia no cambia, y lo que el Papa quiere que cambie es la actitud pastoral para acercarnos a los matrimonios y familias que viven en una situación particular y difícil”.

Por su parte, el Pbro. Ricardo Ruiz Sacramento, nuevo encargado de la Pastoral Familiar, agradeció la confianza del arzobispo por asignarle este cargo, cuyo inicio de servicio coincide con la publicación de esta exhortación apostólica. Por otro lado, el padre Ricardo invitó a que cada quien, no sólo transmita este documento, sino que lo lo mire como destinatario del mismo: “No solo los sacerdotes la vamos a aplicar”, declaró; “Invito a los medios y a todos a reflexionarla y aplicarla a las propias realidades, destacando que nuestro Papa latinoamericano nos presenta un lenguaje muy accesible. La alegría del amor se pueda dar de manera muy sencilla, con palabras y gestos.” Además en cuanto a los proyectos futuros, comentó que se hará un discernimiento y diagnóstico sobre la realidad de la Pastoral Familiar en la diócesis y en las parroquias, para establecer caminos de acompañamiento según las necesidades.

Post_Francis_post_synodal_apostolic_exhortation_Amoris_Laetitia_in_Vatican_City_on_April_8_2016_Credit_Daniel_Ibanez_CNA_4_8_16 (1)

Al final se realizaron algunas preguntas abordando temas como: los nuevos retos que enfrenta la familia, cómo la arquidiócesis propagará el documento o realizará actividades para difundir los valores que promueve; también se cuestionó si la Iglesia estará abierta a los matrimonios de parejas homoparentales y a la administración de los sacramentos a los hijos que adoptaran.

Ante el tema sobre cuáles son los desafíos de la familia en la situación actual, Mons. Gustavo los enumeró citando el documento (AL 6): “El fenómeno migratorio, las negociaciones ideológicas de la diferencia de sexos, la cultura de lo provisorio, la mentalidad antinatalista, el impacto de la biotecnología en el campo de la procreación, la falta de casa y de trabajo, pornografía, el abuso de menores, la atención de las personas con discapacidad, el respeto que merecen los ancianos, la descomposición jurídica de la familia y la violencia contra las mujeres”.

En lo referente a la atención a las parejas homoparentales y a los hijos que hubieran adoptado, indicó que la Iglesia reconoce que existen estas realidades y se debe dialogar con ellos para encontrar a Dios en la situación en la que vivan, pues continúan siendo hijos de Dios; y si son bautizados, siguen siendo miembros de la Iglesia. De igual modo motivó a respetar las diferentes formas de pensar, esforzándonos en el diálogo para vivir la comprensión y la misericordia a los que piensan distinto a nosotros; y en cuanto a los niños, afirmó que no se les puede negar el derecho a los sacramentos.

Finalmente el Arzobispo de Yucatán haciendo eco de las Palabras del Papa, mandó un mensaje a todas las familias que estuvieran en una situación especial, motivando a que no se “autodescarten”; e invitando a los que viven en situaciones complejas a que se acerquen con confianza a conversar con sus pastores y descubrir así un camino de maduración personal; y a su vez a los pastores, a escuchar y comprender a las personas para ayudar a que cada quien reconozca su lugar en la Iglesia. -Mérida, Yucatán, 19 de abril de 2016.

1004091_1280x720

Related posts